domingo, 22 de marzo de 2009

Morir junto al amor


Harriet está a punto de morir. A su lado está el hombre que la abandonó cuando apenas inauguraban la juventud, y ella le confiesa que jamás amó a nadie como a él. Por eso le buscó cuando sabía que su vida se acababa. “El amor es un alivio, un remanso, tal vez incluso una seguridad que le resta horror al encuentro con la muerte”.

Es lo que le dice Harriet a su amor en el libro que ahora estoy leyendo, Zapatos italianos, de Henning Mankell.

Morir junto al amor.

13 comentarios:

Lula Fortune dijo...

Pues tendré que darle a "Zapatos italianos" porque hasta ahora, lo que conozco de Menkell...como que no me emociona. Lo veo un poco frío.
Besos italianos.

Le Mosquito dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Le Mosquito dijo...

Si alguna vez me viera en la muerte, o con la muerte... Sí: me gustaría también ver antes a mi amor. Al menos mientras ese encuentro no supusiera sufrimiento para quien amas. Difícil decisión...
Quiero decir que, si amo, no querría que mi amada sufriese mi deterioro, mi agonía, pero sí querría ver sus ojos, su boca, antes de morir.

El futuro bloguero dijo...

Situación dificil, y un gran dilema el que plantea Mosquito...

Sí me gustaría compartir ese momento, y amar ese último minuto, pero no sé si lo permitiría mi propio amor hacia quien iba a sufrir mi pérdida.

Joeé

nancicomansi dijo...

Si es un dilema si...
POrque ¿Y si has tenido un par de grandes amores ? ¿y unos cuantos que "psé" pero te marcaron? ¿es razonable, no?

Ni idea de este autor, pero pinta bien...

Besos!

bàrbara dijo...

para mí, los grandes amores siempre han sido fugaces, como los momentos de felicidad. me imagino que la persona que me tendiera la mano al morir sería mi gran amor de ese momento.

Mad Hatter dijo...

Me temo que no es posible quedarse sólo con las cosas agradables y placenteras del amor, el verdadero amor implica siempre cierta dosis de sufrimiento. Me refiero a cuando hay complicidad y se comparten vivencias. Los de "psé" que dice Nanci, no lo sé, curioso dilema el suyo (je, je), que creo que Bárbara ha ayudado a resolver apropiadamente.
Besos vivitos y coleando.

Le Mosquito dijo...

Sí, Bárbara ofrece una buena opción, pero... Creo que no es suficiente con que alguien te tienda la mano, también es necesario que esa mano sea la que deseas ¿es mucho pedir?. No me gustaría, por ejemplo, que esa mano fuese interesada, no ya en acompañarme, sino en acompañar a sus propios deseos.
He visto tantas manos tendidas, y hacia las que el moribundo/a hacía ascos.
Mejor, sólo. Por si acaso.

Carmen dijo...

Lula, sí es cierto que tiene un punto un pelín frio... pero, al menos, ésta historia me está enganchando. Aún no he terminado, pero me atrae en este caso la distancia que pone en el personaje principal, el protagonista hombre-anciano.

Lemos... qué miedo me da tu reflexión final. Solo. Ahora no soy capaz de pensar en mi propia muerte mirando únicamente un techo, o cualquier objeto... Sí creo que me gustaría ver una sonrisa y notar una piel.

Futuro... el amor de tu vida sufriría tu muerte estando junto a ti o sabiendo que ya no estás...

Nanci... pues que te acompañe más de uno!!! ;)

Bárbara... suena estupendo. Siempre que ese alguien te tendiera la mano... Un placer recibirte por aquí y espero volver a leerte muuuchas veces más. Besos de bienvenida!

Mad, qué bien, besos vivitos y coleando! Mucho mejor no saber en qué momento vas a morir para no tener que elegir a quien le harás pasar esa vivencia!

carrascus dijo...

Este post me ha recordado un capítulo de "House".

La novia del amigo de House se va a morir. Está inconsciente. House le dice a su amigo que la va a reanimar para que puedan despedirse...

¿Es una putada... o no lo es? A la chica la van a reanimar para que tome plena consciencia de que se va a morir unos minutos después, en vez de dejarla morir sin sentir nada.

Pero va a poder ver por última vez a su amor y morirse a su lado...

¿Cual sería vuestra elección...? Yo me apunto a la de morir tranquilamente, sin sentir nada. Y mi amor que se las apañe llorándome después.

atikus dijo...

Morir es seguro, junto a tú amor, es más complicado ...pero mas interesante que morir sin amor alguno

besitos

Camilo Sesto dijo...

Viviiiir así, es moriiiiir de amor, por amor tengo el alma herida, por amor, no quiero más vida de su vida,... Melancolía!!!

Le Mosquito dijo...

Ja ja ja...

Qué mal entona el condenado de Mad Sesto.